La cultura Olmeca fue una civilización que destaco por innumerables rasgos. Uno de los principales es por sus avances en aspectos como el arte, la organización social y la economía. En la arquitectura también se consideran maestros ya que tienen elementos importantes, como las pirámides. Estas obras son comparadas constantemente con las de otros continentes por su complejidad y excelencia en acabados.

Otra parte fundamental de las pirámides de la cultura Olmeca es lo que las mismas representaron para las poblaciones siguientes. Al ser la más antigua del continente sirvió de ejemplo para otras construcciones emblemáticas. Esto puede notarse en las formas, materiales y elementos claves, inspirados en la civilización madre mesoamericana.

Construcciones magnificas

Las pirámides de la cultura Olmeca son grandes edificaciones hechas con técnicas especiales relejadas en su arquitectura en general. La mayoría de estas eran usadas como centros ceremoniales, hechos específicamente para las actividades religiosas.

El problema de estas estructuras es que actualmente no se tienen mucho registro de las mismas. Son pocos los elementos que se han mantenido en pie con el paso de los años. Por esta razón las investigaciones sobre las pirámides no se han desarrollado con tanta exactitud, como con otros aspectos de los Olmecas. 

A pesar de esto se tiene presente que los materiales para poder levantar estos edificios de la época fueron de diferentes cualidades. Quizás por esta razón es que muchos de las pirámides no resistieron el paso del tiempo. Productos como la arcilla, piedras y bloques de adobe servían como revestimiento de las paredes. También estaba la tierra o arena que eran utilizadas con la misma finalidad.

A diferencia de otras civilizaciones, los Olmecas, no utilizaron bloques hechos con piedras para elevar las pirámides. Esto es debido a que su traslado era complicado para ellos, considerando que estaban rodeados por diversas extensiones de agua.  Las elevaciones eran hechos usando la misma tierra del lugar donde iban construyendo.

Su forma y función

Se cree que la forma de las pirámides era inspirada en las montañas y volcanes que estaban a su alrededor. Esto es debido a que ellos consideraban estos lugares naturales como místicos, siendo la residencia de sus dioses. De allí que la mayoría de las pirámides solo pudiesen ser usadas por los sacerdotes o líderes religiosos de la comunidad.

Los diferentes rituales religiosos que se realizaban en las pirámides usaban la base de las mismas para su ejecución. Esto marca una notoria diferencia entre los Olmecas con otras civilizaciones, quienes los hacen en la cima de la edificación. De esta forma rendían tributo a sus Dioses, realizando en ocasiones sacrificios en su honor en estos lugares.

En cuanto a su tamaño podían llegar a los 30 metros de alto, para las pirámides extensas. En este caso tenían una longitud de dos kilómetros y un ancho de un kilómetro, siendo de las mayores extensiones en el planeta. Para sus edificaciones más pequeñas utilizaban un diámetro de ciento treinta metros, por ser su base de forma circular.

Una de las pirámides más populares de la cultura Olmeca, conservada hasta la fecha, es encontrada en La Venta en el estado de Tabasco. Rodeada por diferentes ríos y considerada principal zona arqueológica de la región. La misma no tiene escaleras, tampoco rampas, logrando confundirse con un simple cúmulo de tierra a lo lejos.