En la historia, la mayoría de las civilizaciones antiguas, han buscado la forma de llevar el tiempo que transcurre. Cada una de ellas ha sabido interpretar el paso de los días a su manera  y plasmarlo para la compresión de su población. Por esta razón la llamada cultura madre de mesoamericana creó el llamado calendario Olmeca. En la actualidad esté puede compararse con el gregoriano, utilizado en la mayoría del mundo para medir los periodos que acontecen.

Al referirse a la cultura Olmeca hay que recordar que vivieron entre los años 1500ª.c y 100ª.c. Esto hace referencia directa a la antigüedad con la que fue creado este calendario. La importancia de este registro no se limita únicamente a esta civilización, sino a las posteriores que lo siguieron utilizando. Igualmente otro factor importante es  la forma en la que lograron organizar los diferentes ciclos naturales como un control de los hechos.

La influencia del artefacto llego a tal magnitud que las ceremonias, cosechas y hasta sacrificios eran regidos por el mismo.  De hecho se le conoce con otros nombres debido a la apropiación de las civilizaciones que los siguieron. Algunas de ellas les hicieron modificaciones propias pero sin cambiar directamente sus funciones iniciales.

Contenido

¿Cómo se usaba el calendario Olmeca?

El calendario Olmeca es considerado uno de los descubrimientos de mayor importancia en cuanto a esta civilización. Comprender el uso de este sistema organizativo es complicado ya que era bastante complejo. Lo que se ha podido entender era que agrupaba 260 días y que tenía numeraciones basadas en rayas y puntos. Acompañando a estos símbolos también estaba el representante del cero, de esta manera podían distinguir mejor las anotaciones.

Equivalentemente se conoce que se dejaban guiar por los elementos del cielo para distinguir los distintos periodos emblemáticos. Todo esto era registrado en el calendario, pudiendo predecir los próximos acontecimientos naturales relevantes para sus distintas actividades.

Principalmente se dejaban llevar por el sol, sobre todo cuando el mismo se alineaba con sus templos emblemáticos. Por esta razón las anotaciones astrológicas predominaron de tal manera que lograron establecer sustento en sus ideologías a través de las mismas.

Otro factor importante, determinado por este calendario, eran los ciclos. La idea era determinar periodos de tiempo con fechas señaladas para alguna celebración en específico. La mayoría de estos datos se relacionaban con la agricultura, siendo su actividad predominante. Aunque también se establecían los mejores momentos para otras acciones como la cacería, migración de aves o la pesca.

¿Qué legado nos deja el calendario olmeca?

El legado del calendario Olmeca quedo claramente retratado en el resto de las civilizaciones. Ellos crearon uno de los objetos más representativos de américa y estudiados hasta la fecha. Incluso sirvió para que otras culturas lo adaptaran, creando dos versiones según quien lo utilizara.

Hay que recordar que también es parte fundamental de la historia ya que fue el primer sistema de medición. El tiempo fue  calculado significativamente por esta civilización y hoy en día todavía puede utilizarse, a pesar del paso de los siglos.

Los métodos astronómicos y la exactitud de los periodos también forman parte del legado del calendario Olmeca. Aunque como último aporte, que perdura con el tiempo, está el sistema matemático que implementaron. Por esta razón es importante manejar los conocimientos sobre esta civilización influyente en todo el continente americano.